miércoles, octubre 13, 2010

El Amor Trascendente según Maslow


El amor-del-Ser es recibido con agrado en la conciencia y disfrutado completamente. Puesto que no es posesivo y es admirativo más que necesitado, no produce dificultades y consiste casi siempre en proporcionar placer.
Nunca puede ser saciado; puede disfrutarse de él sin límite. Generalmente crece en vez de desaparecer. Es intrínsecamente agradable. Es un fin más que un medio.
A menudo se describe la experiencia del amor-del-Ser como idéntica y poseedora de los mismos efectos que la experiencia estética o la experiencia mística.
Los efectos terapéuticos y psicogógicos de la experiencia del amor-del-Ser son muy profundos y amplios. Efectos característicos similares tiene el amor relativamente puro de una madre saludable hacia su hijo, o el amor perfecto de su Dios que algunos místicos han descrito.
El amor-del-Ser es, sin sombra de duda, una experiencia más rica, "más elevada" subjetivamente más valiosa que el amor-Deficitario (que todos los amantes-del-Ser han experimentado previamente). Esta preferencia me ha sido también relatada por mis otros pacientes, mayores y más cercanos al término medio, muchos de los cuales experimentan ambos tipos de amor simultáneamente y en diversas combinaciones.
El amor-Deficitario puede ser satisfecho. El concepto"satisfacción" difícilmente puede aplicarse al amor admirativo hacia otra persona digna de amor y admiración.
En el amor -del -Ser hay un mínimo de ansia y hostilidad. A efectos humanos prácticos puede considerarse que no existen. Puede, sin embargo, haber ansiedad-por-el-otro. En el amor-Deficitario debe esperarse siempre un cierto grado de ansiedad y hostilidad.
Los amantes-del-Ser son más independientes el uno del otro, más autónomos, menos celosos o temerosos, menos necesitados, más individuales, más desinteresados, pero al mismo tiempo más ansiosos por ayudar al otra hacia su auto-realización, más orgullosos de los triunfos del otro, más altruistas, generosos y alentadores.
El amor-del-Ser hace posible la más verdadera y penetrante percepción del otro. Se trata de una reacción tanto cognoscitiva como conativa-emocional, según he destacado, frecuentemente confirmado por la posterior experiencia de otras personas que, lejos de aceptar la trivialidad de que el amor ciega a las personas, me siento cada vez más inclinado a pensar que la verdad estriba precisamente en lo contrario, es decir que lo que nos ciega es el des-amor.
Finalmente puedo decir que el amor-del-Ser, en un sentido profundo, pero que puede comprobarse, crea el compañero. Le proporciona una imagen de sí mismo, una auto-aceptación, un sentimiento de ser digno de amor, todo lo cual le permite desarrollarse. Es una cuestión realmente problemática la de saber si es posible un desarrollo pleno del humano sin él.

Abraham Maslow. "El hombre autorrealizado"

1 comentario:

Antoñi dijo...

Siempre ha sido mi lucha en la vida, el ser y el dejar ser. Mi amor por mi misma radica en eso y en el que necesito de mi compañero y los demás, radica en eso mismo. Jamas en mi vida he sido celosa, en ningún sentido. Visualizo el amor más allá del cuerpo, y nunca sera un te quiero por que te necesito, es mas bien te necesito por que te quiero, mi parte autónoma, siempre queda fuera, no es dependencia, para mi eso no es amor....

Me ha gustado mucho este articulo, me ha ayudado a reflexionar sobre mi misma a comprenderme... Gracias

Saludos
Antoñi